Llamados a ser santos

Llamados a ser santos
“Todos estamos llamados a la santidad, y sólo los santos pueden renovar la humanidad.” (Beato Juan Pablo II)

sábado, 29 de julio de 2017

Velad, vigilad y orad


Velar, vigilar, orar…. palabras sencillas pero tan llenas de vida que Juan Pablo II solía reiterar a menudo en su propia patria,  basándose en la frase evangélica (Mc 14, 38) y en las de Jesús mismo,  porque sabía de la imperante necesidad de estar siempre atentos, de velar y vigilar y no perderse momento para orar
Pero que significa velar?  y para que orar se preguntaba Juan Pablo II ante los jóvenes presentes en la Basilica de San Pedro el 14 de marzo de 1979.
  
«¿Qué quiere decir “velo”?» Quiere decir: me esfuerzo para ser un hombre de conciencia. No apago esta conciencia y no la deformo; llamo por su nombre al bien y al mal, no los confundo; hago crecer en mí el bien y trato de corregirme del mal, superándolo en mí mismo. Éste es el problema fundamental, que nunca se podrá disminuir, ni trasladar a un plano secundario. ¡No!, siempre y en todo lugar, se trata de un problema de primer plano. Tanto más importante, cuanto más numerosas son las circunstancias que parecen favorecer nuestra tolerancia del mal, y el hecho de que fácilmente nos absolvemos de él, particularmente si así hacen los demás... «Velo» quiere decir, además, veo a los otros… Velo quiere decir: amor al prójimo; quiere decir: fundamental solidaridad «interhumana».

Debemos orar, lo primero de todo, porque somos creyentes…. debemos orar como cristianos….debemos orar porque somos frágiles y culpables. — La oración da fuerza para los grandes ideales, para mantener la fe, la caridad, la pureza, la generosidad; — La oración da ánimo para salir de la indiferencia y de la culpa, si por desgracia se ha cedido a la tentación y a la debilidad..” 

A pocos meses después,  durante aquel emocionante y delicado primer viaje (1979) a su patria Polonia,  ante la querida Madre y Patrona de los polacos de Jasna Gora en Czestochowa lo recordaba 

“Vigilar significa custodiar un gran bien. hay que vigilar y cuidar con gran celo todo bien del hombre, porque ésa es la gran tarea que nos corresponde a cada uno de nosotros. No puede permitirse que se pierda nada de lo que es humano, polaco, cristiano sobre esta tierra….. "¡Sed sobrios y vigilad!"…. ¡No sucumbáis en la debilidad! “


Y “Estad atentos a no permitir que se debilite en vosotros el sentido de Dios. Mirad al Señor con ojos atentos y descubriréis en El el rostro mismo de Dios.” Les decía a los jóvenes durante su visita a Chile en 1987.  

No hay comentarios: